Teoría

Introducción a cómo usar un vaporizador para marihuana

Hola amig@s, en el post de hoy queremos hablaros de cómo usar un vaporizador para marihuana y así poder hacer la sesión de vapeo correctamente y aprovechar al máximo nuestras hierbas. Al terminar de leer este post podrás sacarle el máximo partido al vaporizador que tengas entre manos y obtener la mejor experiencia que te pueda brindar. Queremos señalar que nos vamos a referir a vaporizadores portátiles para marihuana que funcionen con batería.

Si ya te has convencido de las ventajas de vaporizar marihuana frente a fumarla y has elegido tu vaporizador de marihuana vamos a ver los pasos para que la sesión de vapeo sea todo un éxito.

Sí es la primera vez que vas a usar un vaporizador para marihuana

Boquilla Arizer

Boquilla Arizer

Cuando compras el vaporizador suele venir siempre con algo de batería. Para evitar el sabor a nuevo que te puede dar la primera vez que lo usas (en el caso de los vaporizadores que funcionan con batería) se recomienda encenderlo, ponerlo al máximo y dejarlo funcionar sin nada unos 5 minutos para que se caliente, vaya haciendo el rodaje y se vaya algo de olor a nuevo. Así que, si es la primera vez que lo vas a usar, ya sabes.

En el caso del los vaporizadores Arizer, incluso, para que entre bien la boquilla es necesario hacer este paso (en las propias instrucciones del vaporizador te lo suelen decir) para que al calentarse se dilate la goma en la que se encaja la boquilla y así entre perfectamente.

Elegir nuestras hierbas

Normalmente una marihuana que esté húmeda no va a vaporizar bien del todo. Es mejor elegir una marihuana que esté seca. Ojo, no hay que dejar que la marihuana se seque del todo, siempre debe conservar algo de humedad o perderemos en sabor y efecto. También, en caso de usar una variedad más bien húmeda, tendremos que picarla muy bien con el grinder y ponerlo a más temperatura para aprovecharla bien; puesto que al estar más húmeda, si lo ponemos a 185 grados, se nos puede quedar sin vaporizar parte de ella.

Picar la marihuana con un grinder o similar

Como acabamos de decir, antes de meter la marihuana en la cámara de llenado hay que picarla bien. Y nada mejor para ello que un grinder. Existen muchos tipos de grinder así que, dependiendo de nuestro presupuesto, gustos, y tipo consumo elegiremos uno u otro. Quizá otro día dediquemos un post a este artículo tan querido por todos.

Si no tienes grinder, puede hacerlo con unas tijeras o raspando de alguna manera. Pero tienes que dejarla bien picadita. Una marihuana bien curada y secada, cruje en el grinder, eso es buena señal. Por el contrario, una marihuana más húmeda, aún con grinder nos costará dejarla bien triturada.

Grinder de cañamo

Grinder hecho de cañamo

Meter la marihuana la cámara de llenado

Para meter la hierba dentro del vaporizador, podemos ayudarnos haciendo uso de la herramienta que suelen traer muchos modelos y que además también tiene otras funciones, como por ejemplo ayudarnos a sacarlas luego. en muchos vaporizadores va incluida por dentro, como por ejemplo en el Mighty.

En caso todos los vaporizadores se recomienda llenar bien el hornillo o cámara de llenado para que luego tire bien. Pero ojo, no debes quedar muy aplastado para que el vapor pueda salir correctamente y llegar hasta nosotros.

Empieza la sesión

Ahora que ya está dentro, enciende el vaporizador y ajusta la temperatura a la que tú quieras. A menor tempratura, mejor sabor y menos vapor. Por contra, a más temperatura, más vapor y por tanto, más punch (para los que nos gusta). Muchos de los vapeadores empezamos en 185 o 190 grados y a medida que la sesión avanza vamos aumentando para acabar casi al máximo, que suelen ser unos 220 grados. De hecho, muchos vaporizadores nuevos ya ncluyen un modo boost. En este modo, el vaporizador solito va subiendo la temperatura. En algunos modelos este modo es hasta personalizable.

Firefly

Disfruta de la sesión! 🙂

Cómo inhalar el vapor

Las caladas con el vaporizador deben ser prolongadas. Hay que dejar un espacio de tiempo entre calada y calada para que se acumule el vapor. No se fuma como un porro o cigarro. Debe hacerse de forma tranquila y sosegada degustando el sabor y notando como el efecto va invadiendo nuestro cuerpo.

Entra suave y las primeras veces podemos llegar a toser. Con la practica te acostumbras a que este es tu nuevo ritual de vapeo. Vas por buen camino.

Removedor

Herramienta multiuso

Notarás que se acaba cuando te sepa a tostado. Deja que se enfríe antes de abrir. Al abrir verás que no hay ceniza sino que la marihuana se ha deshidratado sin combustionar y se ha quedado de un color marrón parecido al tabaco tostado. Puede quedar alguna zona de color verde. Remueve con un palito o similar y apura lo que queda.

Resumen de cómo usar un vaporizador para marihuana

Para usar un vaporizador de marihuana debes elegir tus hierbas, picarlas con un grinder, introducirlas en la cámara de llenado llenado bien pero sin aplastar y a la hora de inhalar dejar un espacio entre calada y calada siendo estás a pulmón, es decir, una calada profunda y prolongada, no como la que le das a un porro o cigarro. Cuando notes que sabe a tostado es que se ha acabado.

Bueno amig@s, esperamos haberos ayudado a saber cómo usar un vaporizador para marihuana. Y si tenéis algún truco lo podéis escribir en los comentarios para aumentar y ayudar al resto de la comunidad vaper 😉

Saludos y hasta la próxima semana!